29/08/08

Instrucciones para bien dormir

Este texto lo escribí como tarea para mi clase de géneros periodísticos, la idea era imitar un poco a Cortazar con sus 'Instrucciones para subir una escalera'. El resultado, dista mucho de ser parecido, pero me gustó y lo comparto con ustedes:


"Para el diccionario dormir es estar en aquel reposo que consiste en la inacción o suspensión de los sentidos y de todo movimiento voluntario; para los griegos era el resultado de la descomposición de los alimentos en el estomago, hoy en día dormir resulta un privilegio del que muchos abusan y otros rehúsan por factores varias, lo que es seguro es que hoy en día, también es necesario un instructivo para el bien dormir. Sobre todo para aquellas personas que se nieguen a tomar tan maravilloso placer, si es usted de estos últimos, por favor siga leyendo.
Para poder dormir se hacen necesarias dos cosas, un cuerpo que repose y un lugar donde reposarlo. Por el primero no se preocupe, usted ya lo tiene incluido. El segundo, suele ser ese conjunto formado por una armazón de madera o metal con un colchón, almohadas, sábanas y otras ropas, destinado a que las personas (como usted) se acuesten en él, depositado por lo general en las recámaras de la casa, ya sea en su versión para uno, dos o tres integrantes; en otras palabras, usted necesita una cama.
Una vez localizado el lugar donde habrá de reposar su cuerpo es necesario que realice una serie de rituales importantes, imprescindibles para el bien dormir. Primeramente despójese con cautela de la rutina del día y sus representaciones, quítese la ropa y cámbiesela por la acostumbrada para el descanso, una pijama cualquiera le servirá. Busque los tres orificios de la prenda y haga que de algún modo embonen con su cabeza y brazos, metiendo la primera en el orificio central, más grande que los dos laterales; después, en caso de haber una segunda prenda coloque sus piernas en los dos orificios iniciando con el pie, continuando con la pierna y repetir con el otro pie. Procure sentarse para esta operación, subiendo la prenda hasta donde le sea posible y levántese después para terminar de subirla hasta la cintura.
Una vez despojado del ajetreo urbano, recuéstese en la cama, esto se logra con una técnica más o menos complicada que requiere de mucha atención. Primero, siéntese sobre la cama flexionando las rodillas y depositando su trasero en el colchón, de tal manera que no sea caiga, después impulse la espalda hacia atrás con un suave giro que le permita quedar de forma horizontal en la cama y con su cabeza en la almohada, finalmente con un impulso, suba ambos pies y deposítelos sobre la cama. El giro de la espalda y los pies puede hacerlos casi simultáneamente, lo que le ahorrara la valiosa fracción de segundo que le hacia falta para descansar.
Una vez en la cama, jale con sus manos las cobijas y cúbrase con ellas hasta el cuello, el pecho o la cintura según sea su preferencia y el clima, recuerde que entre más arriba estén más caliente se sentirá y que si estás llegan a estar muy arriba y cubrir su cara podrían asfixiarlo, así que hágalo con el debido cuidado. Lo siguiente es adquirir una posición cómoda que le permita relajar su cuerpo. Muchos se ponen de lado imitando una posición fetal, otros, se extienden con brazos y piernas abiertos por toda la cama, los hay también quines se voltean boca abajo o se quedan inmóviles boca arriba; escoja usted la forma de su preferencia, recuerde que éste, será su último movimiento voluntario.
Ahora no piense en los monstruos que lo asechan debajo de la cama imitando su etapa pueril; cuando somos niños, estos robasueños tienen forma definida y hasta color, sin embargo, cuando crecemos se vuelven más abstractos y ocupan importantes cargos en los laberintos de nuestro inconsciente, rencores, enojos y toda clase de ideas rumiantes nos acechan cual moscas, aléjelos. Este paso es importante, ahuyéntelos y permítase poner la mente en blanco. Cuente borregos, piense en algo lindo, imagine que lo que sus manos tocan no es la tela, sino un algodón azucarado que lo transporta en una nube que vuela muy alto, en fin la idea es que se procure usted, una dosis de pensamientos agradables que le permitan generar una carga onírica positiva, antes de arrojarse al vacío de la inconciencia.
Recuerde que, después de todo, dejar de dormir puede matarlo más rápido que dejar de comer, así que alimente con un descanso a los humores que la descomposición del trabajo le generan, en más partes de su cuerpo que el solo estómago. Al término de un día en esta ciudad, lo tiene usted muy merecido. No abuse, ni rehúse y atrévase a tomarse un tiempo para usted, con 8 horas verá que los resultados en el ánimo son inmediatos."



Por favor, tómenlo en cuenta, nunca está demás dormir tranquilo...

5 comentarios:

neto dijo...

yo hoy dormi tranquilo...y vos?
te amo

Nash* dijo...

jojo tienes una cosa que stalkea y averigua de donde vienen los visitantes jajaja que loco esta eso...

buenas instrucciones yo dormi fabulosooo jojo

Akasha De Bathory dijo...

siiii!!! me dio mucho miedo al principio, pero es bueno por q asi sé q es lo 1q más se lee aunque no dejen comentarios:P si está loco...jajaja

Paola dijo...

QUIEN ERES!!!!!!!! ERES MI GEMELA? XD

bueno, en fin...buah

saludos

Akasha De Bathory dijo...

Tal vez si soy tu Gemela en otra parte del mundo :P Bienvenida:)